jueves, 22 de marzo de 2007

Augusto Trombetta

En el país faltan políticas públicas para los terciarios





En su investigación, Augusto Trombetta asegura que este nivel del sistema educativo no es visto como una alternativa a la universidad sino como una segunda opción. Y sostiene: "El terciario es invisible, tiene poca relevancia social".















Nota de Liliana Morenolimoreno@clarin.com (dicen que es del 27 de febrero del 2007 pero yo no la encontré)


La educación terciaria –profesorados, tecnicaturas, cursos de capacitación- no goza de buena prensa. En términos sociales su hermana mayor, la educación universitaria, ocupa un lugar hegemónico en la llamada formación superior. Augusto Trombetta -profesor terciario y universitario- la puso bajo la lupa en una investigación que realizó en 2000 desde el Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES), cuyos resultados siguen vigentes. Su objetivo: Construir el perfil de los estudiantes que ingresaban a los institutos terciarios de la Ciudad de Buenos Aires. Ahora está a punto de repetir la experiencia en su colegio, el Joaquín V. González.





-¿A qué atribuye la imagen devaluada que tienen los terciarios?





El terciario es invisible. No se lo ve como una alternativa a la enseñanza universitaria sino como una segunda opción: Me va mal en la universidad y sigo el profesorado. Es que la universidad, claramente, ocupa el lugar de referencia de la educación superior en la Argentina. Otro factor es la ausencia de políticas específicas para este sector y esto tiene su correlato en cómo se caracterizó históricamente a los terciarios. En los años 40, por cierre por ejemplo, se lo caracterizaba como una secundaria especial porque no estaba claro su lugar en el sistema educativo. La calificación de terciaria es de los años 60 y 70.





-Dice que frente a la universidad los terciarios son invisibles. Sin embargo, son dos modalidades de educación muy diferentes.







Lo son. La universidad ofrece de manera característica una modalidad académica, profesional y científica muy estructurada. Forma académicos, profesionales y científicos de alta jerarquía. La modalidad terciaria tiene que ver con una formación de profesionales en competencias más técnicas, más específicas, no tan generalistas. Pensemos en la diferencia, por ejemplo, entre Ciencias de la Educación de la Universidad de Buenos Aires (USA) donde se estudian todas los teorías de la educación y un profesorado terciario donde esto se trasmite en una mínima fracción porque el profesor tiene la misión específica de dar clase, de contacto y transferencia con el alumno que un teórico de la educación no necesariamente la tiene.





-Qué motivaciones -su objeto de estudio- observa en los jóvenes que ingresan en las instituciones terciarias?







Los institutos terciarios están divididos en dos grandes grupos. Uno son los profesorados (de enseñanza preprimaria, primaria y secundaria) y otro las carreras no docentes como Psicopedagogía y las de áreas comerciales como puede ser Marketing u Operador en turismo. En este último grupo los ingresantes tienen un perfil más profesional que tiene que ver con avanzar en la carrera, ganar plata, tener un futuro asegurado o poder armarse un futuro.
En general, estos chicos son trabajadores que estudian porque muchos quieren el título como forma de progresar en su trabajo para darse el lujo de tener una actividad independiente.



-¿Y el perfil de los aspirantes a profesores?







Es más vocacional. Tiene que ver con "Estudio lo que Me gusta". Abarca a todos los profesorados pero de manera clara y singular a los de enseñanza secundaria porque ahí no estudias para ser profesor sino profesor de Matemática o de Historia. Ahí tiene que gustar la disciplina y entonces el impacto de lo vocacional es importante.





-También observó la existencia de perfi1es mixtos







En cuanto a lo vocacional se suma la dimensión social. La respuesta típica de los alumnos de profesorado de enseñanza preprimaría y primaria es "Me gusta trabajar con chicos" a lo que muchas veces agregan que es algo: socialmente necesario porque si hay un cambio en el futuro tendrá que ver con la educación. No sabemos si tendrán una actuación profesional en este sentido pero así piensan su rol docente.
El otro perfil mixto (económico, vocacional y social) es el de la Psicopedagogía. Aquí el discurso es: Hago lo que gusta, mi función tiene que ver con atender los problemas de los chicos en las escuelas y también crezco profesionalmente. A esta carrera, en particular. la siguen chicas que primero hicieron el profesorado de preprimana, donde las mujeres son mayoría absoluta.





-El predominio femenino entre los estudiantes, como comenta en la investigación, es una constante en la educación de nivel terciario ¿Cómo lo interpreta?







Hay quienes creen que este es uno de los factores que le da menos visibilidad o relevancia social al nivel terciario. Es difícil de aceptar. Mi interpretación es que este sector le dio una oportunidad muy grande de educación a las mujeres en la Argentina. A tasas que recién hoy están llegando, muchos países de la región.

9 comentarios:

Nan dijo...

Es conocida la pica existente entre la gente de la univesidad y la gente de los profesorados.
Y la disyuntiva pasa no solo por el nivel de academicismo y conocimiento que puede llegar a señalar la obtencion de un papel llamado titulo, sino tambien por las funciones que con el mismo se pueden llegar a desempeñar.
A.Trombetta funciona en ambos circulos y demuestra una vez mas que tal vez el enciclopedismo universitario y el "pedagogismo( siguiendo con los ismos)profesoral" son dos fronteras de batalla, lugares desde donde apuntar y tambien cubrir ,resguardar, el cuerpo(institucional no?)
Sin embargo, habiendo en la Facultad la posibilidad y exigencia ( si se piensa ser profesor) de cursar dos Didacticas, la diferencia se acorta y solo bastaria que los profesorados fueran mas enciclopedistas(menos fragmentarios que nosotros)para que la situacion se resolviese. Pero, los que estamos adentro de una de las dos esferas sabemos que la diferencia va mas alla todavia...es una diferencia que define e identifica; y que genera asperezas.
Prometo una futura entrada sobre el tema de los profesorados vs la universidad, en la cual la experiencia de estar entre los 647 alumnos de Didactica general aportaran voces que serviran para ver el lado pedagogico de las humanidades ( funcionalmente hablando : para ejercer la docencia), lado despreciado por muchos academicos que consideran que es funcion privativa de los profesorados la formacion de futuros docentes; opinion discutible y rebatible que invierte el debate inicial desde el seno de la institucion univeristaria .
Personalmente, los mejores profesores los he tenido en la facultad.
Hasta la proxima_!

laspalabrasylascosas dijo...

caramba, excelente comentario Nan.

Había puesto "ocultar" y no sabía que había un comment. en esta entrada... ja!

Saludos, J.

Ailin dijo...

Los mejores pofesores los tenemos en la facultad, pero nuestra opinión aparece sezgada por razones varias, entre ellas:
-Tenemos ganas de estudiar esto. Nosotros mismos le ponemos más pilas a la clase, tenemos más ganas de que el profesor sea bueno, piola, transmita.
-Los profesores de la facultad tienen que manejar 1:contenidos, 2:herramientas didácticas para transmitirlos, pero principalmente el 1. Además tratan con adultos (o casi). Si los cambias de nivel su desempeño cambia, no se puede hacer una comparación general.
-Me parece importante que Trombetta diferencia el nivel terciario del univercitario para que no caiga en una sombra del otro. Apuntan a finalidades diferentes. Y las didacticas no te emparchan 5 años dedicados a aprender a enseñar. Yo lo dudo. Los profesores que salen de la universidad a dar clases en secundarios tienen cantidades de conocimientos, pero se chocan con una realidad para la que no están preparados. Suelen ser autoritarios y les cuesta entender que al pibe no le interesa el tema ¿y cómo motivar, si en la facu estaban todos motivados a priori? Ojo, este problema no lo traen solucionado los profesores de terciario, ¿pero no tendrán más herramientas para intentarlo?

ESO SI: sin desvalorizar, tampoco me gusta que le digan "letras" al profesorado de lengua y literatura del Joaquin V.
Fue EZE, fue EZE!!!!

chicoverde dijo...

lo que sucede A. es que yo soy un exponente neto de eso que señala Nan, para mi también se trata de "una diferencia que define e identifica; y que genera asperezas".

Y claro, también pasa que a mí me molestan muchas cosas y largó titulares todo el tiempo.

:P

Anónimo dijo...

A- FUERON A MUCHAS CLASES DE PANESI, POR ESO ENUMERAN TANTAS BOLUDECES?
B-A MUCHOS LES QUEDA GRANDE EL PAPEL DE LITERATO UNIVERSITARIO
C-LAS COMPETENCIAS SON FALSAS Y LAS CREAN LAS INSTITUCIONES
D-TROMBETTA ES MAS FEO DE LO QUE LO VI
E-CREO NO TENER MÁS QUE AGREGAR
F-SALUDOS
G-ATENTAMENTE
H- I

Anónimo dijo...

Primero me recibí del terciario y luego inicié una carrera universitaria. Respecto de la pica entre estos dos niveles es absolutamente cierta. Antes me daba bronca, porque son los mismos profesores del terciario los que desprestigian este nivel. Luego, con mi incursión en la universidad, me di cuenta de que las diferencias son reales. JAMAS se podrá comparar una formación terciaria con una UNIVERSITARIA, la excelencia académica, el nivel de exigencia son otros,por eso lo pongo con mayúscula porque tuve excelentes profesores en la universidad. Aunque en la actualidad se critique duramente la calidad universitaria, sigue superando la de cualquier terciario. Desde mi perspectiva y teniendo en cuenta que he pasado por los dos sistemas, me parecería muy importante para la Mejora del sistema educativo argentino que los terciarios deban pasar obligadamente por la universidad, pero no a modo de papelito y uno más para el currículum, sino como una exigencia real de nivel.

Anónimo dijo...

A Trombetta lo conozco personalmente y aprecio mucho, por lo que no comentare demasiado de sus puntos porque seria de una objetividad nula.
Con respecto a la pica entre universitarios y terciarios, realmente creo que es el clasico "yo me rompi 8 años el culo estudiando para que un tipo que estudio 2 años un terciario sea profesor y se coma todo el trabajo". Es decir, guste o no, para la realidad argentina, uno de los nichos mas importantes de subsistencia para los sres. universitarios de carreras un poco menos vinculadas al mundo comercial (como derecho, economicas, etc...) es la docencia. Mientras esto sea asi, por una mera cuestion de instinto de supervivencia habra resquemores y acusaciones. La realidad es que a los chicos que salen del profesorado les falta en general bastante preparacion como para no ser solo una ayuda de lectura, y a los docentes academicos les resulta muchas veces imposible bajar los contenidos a un chico de 14 años, en parte porque muchas veces terminan una carrera sin tenerlos ni siquiera bien definidos para si mismos!
Saludos
Ivan

Anónimo dijo...

Me parece llamativo que ese profesor, que parece haber estudiado y percibido tan bien perfiles y carencias del nivel terciario, que justo él dé clases PÉSIMAS en el Joaquín. Sufrí Lingüística. Y sufrí porque tenía muchas ganas de aprender, y los encuentros eran demasiado relajados, de muy poco contenido, uno sentía que le estaban tomando el pelo, que él percibía dejadez y se adecuaba a ella divagando de más, demasiado de más, estirando ideas no justamente difíciles...

J la Rata dijo...

a mí también me parece llamativo.

tanto que no te creo.

pero bueno, para gustos, los colores.

abrazo!