jueves, 19 de abril de 2007

¿Qué es la SADE?

(Intro: Como puede leerse en Clarín, hubo complicaciones en la elección del Premio Municipal para la categoría "Novela". Al parecer, Fogwill había llegado a la final, pero en un antidopping le habría saltado un premio Nacional a la Novela que, según las bases del concurso, lo inhabilitan para ganar el premio. Fogwill discute con esta apreciación y manda una carta explicando como las normas si que le permitían participar. Sostenía que habían sido mal interpretadas, o aplicadas, en todo caso. Es muy posible que tenga razón. La cuestión es que, a partir de estos malentendidos Quique, enojado, hizo algunas investigaciones iluminadoras. Fogwill mata enanos a garrotazos como pocos, y su estilo está bien representado por esta cartita...)


Info y doc. adicional:


1- La Experiencia Sensible -la novela en cuestión
2- Crítica de La Experiencia Sensible - por Beatríz Sarlo
3- Críticas de otros libros de Fogwill - recopilación de Fogwill, actualizada.
Otras Novelas de Fogwill para descargar:
4- Vivir Afuera - Premio Elsa Kalish a la mejor novela de los 90'.
(by: Rodolfo Enrique Fogwill)

SADE, (sociedad argentina de escritores) es una de la dos organizaciones que lleva ese nombre, y una de las tres que pretende representar a los escritores de la Argentina. La otra es la SEA (sociedad de escritores y escritoras de la argentina), fundada hace siete años por el matrimonio Redondo-Araoz que desde entonces se alternan como presidente y vice de esa organización. La SEA cuenta con el reconocimiento de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que le concedió un piso de oficinas en la calle Bartolomé Mitre, propiedad de la Ciudad y, por decisión de la legislatura, un fondo de cuarenta mil pesos para sus gastos de mantenimiento. Funciona tres días por semana solamente en horas de la tarde. Actualmente, no se sabe cuantos autores adhieren a la SEA. Sus paginas web en http://www.lasea.org/new/adherentes.html hace tiempo que informan que su lista de socios y directivos se encuentran actualizándose, aunque se sabe que tiene un poder de convocatoria, que aunque ínfimo, es muy superior al de la desacreditada SADE. Esta se encuentra desde hace años bajo sospechas, denuncias y ajetreos judiciales a causa de su manejo de fondos y sus dudosas prácticas electorales.

He realizado (R.F.) dos experimentos con la lista de dirigentes de la SADE ocupa la casona de la calle Uruguay, en Barrio Norte.

Presidente
Jorge A. Giorno

Vicepresidente
César A. Cabral

Secretarios
Eduardo Callaey, Eduardo R. Arenaza, Nina Thürler Martín Acuña
Tesorero
Abelardo García

Protesorero
Claudio Brindesi,

Vocales
Andrew Graham-Yooll, Rubén D. Gasparini, Alba Yobe de Abalo,
Carlos Cúccaro, Antonieta P. de Ferreyra, Jorge Lomuto, Zulma Nicolini Rollano,
Mario Moral, Norberto Pannone, María E. de Marco Tullio, y Victoria De Lorenzo

Revisores de cuentas
Eduardo Arranz, Mirta Martínez,Ceferino Lazcano

Tribunal de disciplina
Rubén Vela, Miguel Martínez Márquez, Alberto Del Mar, Aníbal Vélez y María D. Nuevo Mardones

La primera experiencia fue imprimir esta lista difundida en el 2006 y consultar a una decena de críticos y escritores de primer rango. Casi todos conocían al Rubén Vela por su trayectoria poética y diplomática y a Graham-Yoll, por su actividad cultural en The Buenos Aires Herald. La mitad conocía entre uno y dos miembros más, por haber compartido algunas mesas redondas (organizadas por la misma SADE) o funciones de jurados en premio literarios. Salvo en el caso de Vela, nadie recordaba haber leído ni oído hablar de obras de los restantes veinticinco miembros de la comisión.
La siguiente prueba se realizó buscando en la web. Se sabe que Internet es pródiga en referencias. Por ejemplo un autor nuevo, como Cucurto, aparece en 31000 entradas de google, alguien mas maduro, como “Martin Kohan”, aparece en 39000, “Daniel Link” en 68000 y “Fogwill” en 128000. Pues bien, con la excepción del poeta Vela (101000 entradas), ninguno de los miembros de la dirección de la SADE aparece en mas de cincuenta. Siete miembros no aparecen. Veinticinco de ellos, y sus probables obras, no figuran en los catálogos de la librerías on line de la Argentina. Muchos de los aparecen en diez o más entradas de Google, llegan allí por razones extraliterarias: Martinez Marquez, ex diputado nacional por la UCR, entra como auspiciante de la Ley de Punto Final, y como conferencista sobre un libro sobre detección de OVNIS escrito por Las Heras, otro conspicuo dirigente histórico de esta Sociedad. El tesorero García entra en su carácter de diputado metropolitano por el Partido de la Ciudad que promovió la candidatura de Ibarra, y que fue fundado y presidido por el actual Presidente de SADE, Dr. Giorno, que también fue diputado local. Uno de los pocos miembros que supera las veinte referencias es el vicepresidente Cabral, que también se destaca por su obra publicada toda ella del rubro psiquiatría y neurociencias. El secretario Callaey entra en Google en su gran carácter de Gran Consejero de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones. Otros miembros que superan las siete menciones, obtienen ventaja por la fama de homónimos. Un homónimo, y colega contable del actual protesorero Claudio Brindesi aparece en un antiguo número de Clarin del 2005, vinculado como gerente financiero de una empresa de la Armada, en la desaparición de un millón y medio de dólares de su caja de seguridad. La SADE fue repudiada por la mayoría de los escritores y editores cuando intentó monopolizar la recaudación de los derechos de todos los autores, mediante un proyecto de ley presentado por la diputada Olijella del Valle Rivas. Patética fue su intervención –suscrita por varios de los actuales directivos- solicitando a la Academia Sueca el Premio Nobel para un sr. Perez Pardella, que era el presidente de Argentores cuando esta otra corporación acudió en auxilio de las finanzas drenadas de la SADE con un préstamo de honor de cuarenta mil dólares.

Esta es la Entidad Representativa de los Escritores a la que consulta para proveer jurados de sus premios, la Dirección de Premios y Concursos del Gobierno de la Ciudad. Esta vez, en su representación -y con el mismo poder de voto que escritores tan conocidos como Dal Masetto y académicos como Horacio Requeni- la SADE envió a Jorge Lomuto, del que se conoce un solo libro publicado por la editorial Dunken, y nunca llegado a las librerías.

4 comentarios:

preciado dijo...

La verdad que leo esto y no puedo creerlo. ¿Jorge Giorno es el presidente de la SADE?
Me quedé sin palabras.

Ailin dijo...

Se conoce que la Sade no representa a nadie fuere del grupete que la conforma burocráticamente. Lo inquietante es que si sigue existiende, debe ser porque les rinde... O porque tienen muy buen café.

J la Rata dijo...

Claro. Más allá de que no sean representativos, la institución actúa y toma parte en más de un asunto.

Todos del orden económico, por supuesto, como son los premios Literarios y esas cosas...

-J.

Anónimo dijo...

Eduardo Callaey no pertenece mas a la Masoneria Argentina.